11.7.17

Alma


Hay una palabra que me atraviesa. Hay un estado del ser, dentro y fuera del cuerpo, que es grande adentro y es grande afuera. La unidad entre lo externo y lo interno. La piel como única barrera que delimita lo humano. Más que una palabra es el concepto de un todo. El éter que me sujeta. El éter que llena todos mis huecos internos. El alma.



Se siente tan bien ser una misma. En los días buenos y en los días malos. Con todas las virtudes y con todos los defectos. Se siente bien porque ya no hay que fingir nada. Soy lo que soy, sé lo que sé, siento como siento.
Ya no busco la aprobación ajena porque me apruebo a mí misma. Ya no persuado a nadie para que entre a mi vida ni para que salga de ella. Que estén los que tienen que estar. Claro que a veces me sorprendo, con silencios imprevistos, con visitas inesperadas. Recibo los silencios con respeto y recibo las visitas con alegría. Me gusta el inacabable estupor de los vínculos.

Siento este tornarme cada vez más segura de mí, este pulir y demoler lo edificado encima de esta cariátide, este ir soltando el peso de las manos, la cabeza y la espalda, que dejará al descubierto la escultura carnal sosteniéndose en el pilar de su alma, cimentada con la misma materia volátil del ánima que rellena todas mis concavidades.

Natalia Sol Peralta

No hay comentarios.: